CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

domingo, 18 de agosto de 2013

La entradera, un delito en alza que le puede tocar a cualquier

Es una de las modalidades delictivas que más ha crecido, sobre todo en el Conurbano.


Otra más. La casa del funcionario nacional Juan Bontempo, donde el 25 de febrero mataron a su custodio. /ARCHIVO
Amas de casas, empleados, profesionales, policías, empresarios, funcionarios públicos, ricos y famosos, deportistas.
La entradera no distingue entre víctimas. Cualquiera puede ser asaltado bajo una modalidad que sigue creciendo, sobre todo en el conurbano.
El hecho protagonizado por el comisario inspector Néstor Roncaglia tiene todas las características de una entradera. En este tipo de asalto, la víctima generalmente es elegida al azar, al voleo, por delincuentes que, adentro de un auto, esperan el momento en el que aquella sale o llega a su casa.
En la mayoría de los casos, el golpe es rápido: los ladrones se llevan el vehículo y los objetos de valor que tienen más a mano, como la billetera y el celular. En otros, entran a las viviendas, buscando más dinero y artículos de electrónica.
La resistencia de las víctimas genera que en varias ocasiones los hechos finalicen de manera trágica.
Sobre todo, si la víctima de turno pertenece a alguna fuerza de seguridad. En mayo, por ejemplo, así fue asesinado el policía federal Miguel Angel Cisbani (50), custodio del vicepresidente Amado Boudou. Salió a la puerta de su casa en Temperley (Lomas de Zamora), le quisieron robar y se resistió: le pegaron seis balazos.
Este año, de los 14 policías que murieron durante asaltos en Capital y Provincia, 7 eran de la Federal y 7 de la Bonaerense.
A cuatro los mataron durante entraderas: además de Cisbani, cayeron el cabo primero Gustavo Galeano (37), en Castelar, el sargento retirado Roberto Di Paulo, en Isidro Casanova (58) y el cabo primero Jorge Córdoba (37), en Villa Luzuriaga.
Otras víctimas de entraderas este año, aunque sin consecuencias graves, fueron el intendente de Morón, Lucas Ghi, en Castelar; un custodio del jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, en Morón; y el propio ministro de Justicia y Seguridad bonaerense, Ricardo Casal, en su casa de City Bell.
CLARIN
Otra más. La casa del funcionario nacional Juan Bontempo, donde el 25 de febrero mataron a su custodio. /ARCHIVO

No hay comentarios: