CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

domingo, 1 de noviembre de 2015

CIFRAS PREOCUPANTES EN LA MATANZA...

La Matanza



Descripción y breve historia del distrito.

El partido de La Matanza es el distrito más poblado del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) sólo superado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). Ubicado en la zona oeste del conurbano bonaerense, su población según el CENSO 2010 es de 1.772.130 habitantes. Sus 325,72 KM² se subdividen en 15 localidades, siendo la localidad de San Justo la sede del palacio Municipal y su principal centro administrativo, ubicándose allí también la Universidad Nacional de La Matanza.
Al partido de La Matanza puede subdividírselo en tres cordones socio-económicos[1] con características diferentes cada uno de ellos. 
  • Primer cordón:
Es la zona limítrofe con la Ciudad de Buenos Aires. En general, los habitantes acceden a los servicios de agua potable y cloacas, la gran mayoría de las calles están asfaltadas y, por lo tanto, los vecinos tienen mayor facilidad para acceder a las escuelas, los centros de salud y toda la movilización en general.
En esta zona, la ubicación de villas y asentamientos está focalizada y en número menor al resto del distrito. En referencia al uso de los servicios de salud, los vecinos utilizan los de la zona pero además se atienden en la Capital, por distancia y prestaciones. 
Por último, es la zona de mayor recaudación fiscal y de menores índices de pobreza e indigencia. 
  • Segundo cordón:
En esta zona, la densidad poblacional es intermedia. Recién en los últimos 5 años se logro la cobertura casi total de servicios de agua potable y cloacas en menor medida que al momento del desarrollo del PELM era sólo del 50%. De la misma manera, sólo la mitad de las calles se encuentra asfaltada. El acceso a los servicios depende de la distancia que existen con las rutas Nº3[2] y Nº4. La zona carece de una articulación transversal que permita acceder a los servicios y recursos brindados en el distrito. Los niveles de ingreso de la población son regulares y la recaudación impositiva es regular y/o mala.
  • Tercer cordón:
Esta zona es la de mayor vulnerabilidad. La mayoría de los vecinos no poseía agua potable ni cloacas durante la elaboración del PELM, aunque hoy se han avanzado en obras en este sentido, sigue siendo el territorio donde existen los mayores déficits infraestructurales y sociales.
A mayor distancia de la ruta nacional Nº3, la accesibilidad a servicios, centros educativos y de salud disminuye, llegando en algunos lugares a la nulidad. Los mayores índices de pobreza, 80% aproximadamente, se ubicaron en este cordón en los peores momentos de la crisis, que aunque hoy se ha reducido notablemente esa cifra, sigue siendo el cordón con la población más vulnerable. El territorio es urbano - rural con una densidad poblacional media. 
  
Historia socio-económica.

El distrito ha sido históricamente un bastión de la clase obrera, caracterizado por su enorme población y su extensión este-oeste pasando por la proliferación de industrias principalmente en el primer cordón, barrios residenciales de diferentes niveles socio-económicos, villas y asentamientos y extensas zonas rurales en el tercer cordón.

Desde mediados hasta fines del siglo XX La Matanza era sede de grande industrias que generaban miles de puestos de trabajo, destacándose en el ámbito de la metalmecánica e industria automotriz con empresas como Chrysler, fabricante de automóviles en lo que actualmente es la Universidad Nacional de La Matanza, o la Bordward, fabricante de motores para autos, persistiendo en la actualidad unicamente Mercedes Benz en su planta de la localidad de Virrey del Pino. En el rubro textil se distinguían la Danubio en la localidad de Ramos Mejía, predio que se utilizará para la construcción de un barrio privado, y la Textil Oeste que funcionaba frente a la rotonda de San Justo donde hoy está instalado un Shopping y un híper mercado Walt-Mart. Estos son sólo algunos ejemplos de grandes industrias que marcaron la historia del distrito infringiéndole un fuerte perfil obrero e industrial. Todas las industrias mencionadas, excepto Mercedes Benz, hoy ya no existen como otras cientos que hacían al perfil industrial del distrito, provocando la degradación a fines del siglo XX de un municipio de carácter industrial a uno con altos niveles de pobreza e indigencia.

Los años 90 y los principios del siglo XXI encontraron al partido en una crisis política, económica y social plasmadas en la destitución del ex intendente Héctor Cozzi en 1999 por motivos de corrupción; la proliferación de piquetes y cortes de rutas, sumados al surgimiento de muchas actividades de subsistencia como el trueque y las ollas populares; además del nacimiento de algunas de las organizaciones sociales más importante de Argentina, como la Corriente Clasista y Combativa presidida por Héctor Alderete, el Frente Tierra y Vivienda presidida por Luis Delia, la organización Barrios de Pie presidida por Luis Ceballos, o el Movimiento de Trabajadores Desocupados presida por Héctor “Toty” Flores.

Allá por 2001 la situación del distrito así como la del país en general y del Conurbano Bonaerense en particular era critica y las soluciones evidenciaban la necesidad de complejas políticas integrales de desarrollo, ya que además se sumaban años de insuficientes inversiones infraestructurales elementales como el mejoramiento de la principal arteria comunicacional del distrito que es la Ruta 3 o también conocida como Provincias Unidas o Juan Manuel de Rosas y la carencia de servicios básicos como agua corriente y cloacas en la mayor parte del distrito.

Principales actividades económicas.

Actualmente, las principales actividades económicas del distrito son la Industria manufacturera, losServicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler, el Transporte, almacenamiento y comunicaciones y el Comercio al por mayor, al por menor y reparaciones en ese orden. En el caso de la Industria manufacturera es destacable su alta participación en cuanto a estructura, llegando al 33,70% dentro del distrito, pero detrayéndose notablemente en la participación sobre el Producto Bruto Geográfico provincial, siendo apenas de un 0,06%.

En el cuadro a continuación puede observarse la participación en cuanto a miles de pesos, porcentaje de estructura local y el nivel de participación en el PBG provincial.

Sector de actividad económica
Miles de $
Estructura
Participación en PBG
Agricultura, ganadería, caza y silvicultura
13.864
0,20%
0,10%
Pesca y servicios conexos
165
0,00%
0,10%
Explotación de minas y canteras
1.704
0,00%
2,20%
Industria manufacturera
2.380.016
33,70%
0,06
Electricidad, gas y agua
176.318
2,50%
5,80%
Construcción
250.728
3,50%
5,60%
Comercio al por mayor, al por menor y reparaciones
848.388
12,00%
6,30%
Hoteles y restaurantes
118.054
1,70%
4,90%
Transporte, almacenamiento y comunicaciones
930.086
13,20%
7,00%
Intermediación financiera y otros servicios financieros
119.319
1,70%
4,50%
Servicios inmobiliarios, empresariales y de alquiler
1.269.961
18,00%
7,30%
Administración pública, defensa y seguridad social obligatoria
173.821
2,50%
3,80%
Enseñanza
303.891
4,30%
6,80%
Servicios sociales y de salud
208.556
3,00%
6,00%
Servicios comunitarios, sociales y personales n.c.p.
177.187
2,50%
4,30%
Servicios de hogares privados que contratan servicio doméstico
96.197
1,40%
7,40%
Total
7.068.256
100,00%
5,70%
Fuente: Dirección Provincial de Estadísticas de la Provincia de Buenos Aires (2003)

En cuanto al empleo, en función de datos del Censo del 2001, la tasa de desempleo de la población económicamente activa llegaba al 69% de la Población Económica Activa (PEA), siendo en el 2011 de 7,9% según la Encuesta de Indicadores de Mercado de Trabajo del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, reducción notable debido a la reactivación de numerosas industrias y el crecimiento económico generalizado del país que impulso la generación de empleo no sólo en La Matanza sino también en distritos vecinos donde muchos matanceros viajan a desempeñarse diariamente.

Informe de Encuesta de Indicadores del Mercado de Trabajo (La Matanza, 2011)

Producción. 

En lo relativo a la producción, el distrito de La Matanza tiene una Industria Manufacturera que representa el 33% de la estructura económica local generando el 10,9% del empleo, siendo las ramas de mayor ocupación las de Comercio y reparaciones (20,9%), Servicios comunitarios y personales (15,9%) y Transporte y almacenamiento (11,7%). Dentro de la rama de industria manufacturera, la del calzado es la más importante llegando a producirse en el distrito más del 50% del calzado del país y radicando al 60% de la fabricas del sector[3].

Actualmente se está en proceso de construcción del Polo Industrial del Calzado en la localidad de Gregorio de Laferrere y también ya fue instalado en Virrey del Pino, el Parque Industrial de La Matanza (PILM), de propiedad privada, que cuenta con 55 hectáreas y donde ya se han vendido el 50% de las parcelas de la primera etapa de las tres que consta la construcción.

En cuanto a la industria del calzado, las principales instalaciones industriales se encuentran emplazadas en las localidades de Lomas del Mirador, La Tablada y San Justo (primer cordón socioeconómico) aunque también se desarrolla muchos talleristas a lo largo de todo el distrito que completan la cadena productiva (en muchos casos los talleristas están bajo la informalidad laboral).

También el distrito cuenta con pymes industriales donde el sector de la metalmecánica ocupa un rol relevante. 

Cambios territoriales y socio-económicos.

Tras la crisis socio-económica de los años 2001 y 2002 que llevaron al distrito a tener niveles de un 69% de desempleo de la PEA y un 36,5% de la población total bajo la línea de pobreza, las políticas activas del Estado que se comenzaron a ejecutar a partir de los cambios de gestión en el año 2003 generaron lentos pero progresivos cambios en las condiciones de vida de los habitantes del distrito. Es así que se elevaron los niveles de empleo y se redujo la pobreza (según el INDEC en el Gran Buenos Aires, año 2011, el 5,8% de la población vive bajo la línea de pobreza y el 1,5% bajo la de indigencia), no sólo a través de la generación de puestos de trabajo brindando protección a la industria nacional, sino también a través de políticas sociales como el plan de cooperativas Argentina Trabaja[4] o la Asignación Universal por Hijo entre otros.

También se llevaron a adelante numerosas obras de infraestructura como la construcción de nuevas escuelas, el asfalto de calles en zonas marginadas del distrito, la ampliación de la Ruta Nacional Nº 3, la extensión de la red de agua corriente[5](se construye la planta potabilizadora de Virrey del Pino, una de las más grande América del Sur) y cloacas. Además inició la construcción de nuevos hospitales, se realizaron obras hidráulicas en arroyos provenientes del Rio Matanza y se libero en tiempo y forma del camino de sirga de 35 metros en los 52KM que tiene el rio en el distrito[6], entre muchas otras obras de mayor y menor envergadura.

Sólo tomando dos sectores estratégicos como la industria y la obra pública (ambos priorizados por el PELM) se pueden vislumbrar cambios positivos a lo largo y ancho de todo el distrito. Se han integrado barrios a través de los asfaltos, principalmente en el segundo y tercer cordón que poseen la mayor cantidad de calles de tierra (algo que contribuye a la inclusión social ya que pueden ingresar colectivos y se facilita el acceso de ambulancias, bomberos y policías), se genero empleo, se proveyó de agua corriente y se mejoraron algunos espacios públicos como plazas, entre otros avances que mejoran la calidad de vida de los habitantes.
Sin embargo, los avances logrados no hubieran podido ser únicamente con la intervención del gobierno local, ya que no sólo carece de los recursos financieros suficientes para las políticas llevadas a cabo sino que también requeriría de equipos técnicos que sólo pueden ser facilitados por la intervención activa de los gobiernos nacional y provincial que articularon con el Municipio el trabajo en obras públicas y otros sectores durante los últimos años.

Estas transformaciones experimentadas en la composición territorial del distrito no significa que ya no quede nada por hacer ni mucho menos, existen aún diferentes políticas en marcha que pretenden lograr cambios estructurales pilares para el desarrollo futuro del distrito. En este sentido, se trabaja actualmente en la descentralización de la administración pública local, que va de la mano con la creciente urbanización de las localidades del tercer cordón y la lejanía que existe entre representantes y representados en un municipio de casi 2 millones de habitantes; la profundización de políticas de industrialización que entre los proyectos más ambiciosos estuvo la creación de un Parque Industrial en Virrey del Pino y un Polo del Calzado en Gregorio de Laferrere, además de numerosos incentivos crediticios y rebajas impositivas y tasas municipales; y por último, los consiguientes trabajos para evitar inundaciones y reducir la contaminación del río Matanza y sus arroyos que se insertan en el distrito con el monitoreo y coordinación de acciones por parte de la Autoridad de la Cuenca Matanza Riachuelo. Estos tres puntos están contemplados en el PELM como pilares para lograr un partido más integrado socialmente y con las bases para un crecimiento sostenido.

No hay comentarios: