CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

martes, 4 de noviembre de 2014

INTENDENTE RICO, MUNICIPIO POBRE

Intendente rico, municipio pobre
En el distrito comandado por Fernando Espinoza, un estudio reveló que la mitad de los niños encuestados sufre malnutrición. La oposición denuncia que en 2013 se gastó menos en Salud que lo presupuestado. La mortalidad infantil es mayor que la media provincial


En la ciudad más grande del territorio bonaerense, también conocida como la quinta provincia, hay cifras que impresionan, y para mal. El Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCi) llevó adelante un relevamiento en niños y adolescentes de 1 a 19 años que asisten a 47 merenderos ubicados en diferentes barrios del partido de La Matanza, y reflejó la otra realidad “del modelo”. 

El trabajo, realizado entre diciembre de 2013 y mayo de 2014, brinda datos escalofriantes para la “década ganada” del intendente municipal. Es que el indicador peso/altura, utilizado para describir la situación nutricional actual, develó que el 49% de los niños y adolescentes relevados, presenta malnutrición en algunas de sus variantes. 

El sondeo se desarrolló en base a 1.225 personas de 1 a 19 años, quedando exceptuados de este indicador 34 lactantes hasta un año. De ese 49%, el 23% posee sobrepeso; el 16%, obesidad; el 6%, bajo peso; y el 4%, riesgo de bajo peso. En tanto, el 51% se ubica dentro de los parámetros normales.

Lo más preocupante es lo que sucede en los más pequeños. El estudio hace un análisis discriminado de las diferentes etapas etarias: lactancia (de 0 a 2 años), primera infancia (de 2 a 6 años), segunda infancia (de 6 a 12 años) y adolescencia (de 12 a 19 años).

En la primera de las franjas, la lactancia, el 12% tiene riesgo de bajo peso; el 14%, bajo peso; el 18%, sobrepeso; el 4%, obesidad; y sólo poco más de la mitad se encuentra en los términos normales (el 52%). Con respecto a la talla, el 38% está por debajo de la media.

Dentro de la primera infancia, en tanto, el 11% de los niños tiene riesgo de bajo peso, y el 12%, bajo peso. El sobrepeso en esta categoría es del 13%, y la obesidad, del 6%. Al igual que en el primer extracto de niños, el porcentaje de baja talla es altísimo: 32%.

En lo que respecta a la segunda infancia y a la adolescencia, aumentan los casos que se encasillan en lo “normal”, pero, igualmente, el número sigue sin superar el 60%, 56% y 55%, respectivamente. En lo que hace al riesgo de bajo peso, se reduce del 4% al 2 %, pero se incrementa el bajo peso, de 4% a 9%. El sobrepeso, por su parte, de 18% en la segunda infancia pasa a 19% en la adolescencia, y la obesidad, de 17% se reduce a 16%.

El informe resalta que los resultados conseguidos en la lactancia y en la primera infancia, sin dudas, “encienden una luz de alerta, ya que el peso en los primeros años es un indicador sensible que da cuenta de un crecimiento inadecuado para la edad”. 

Laura Lonatti, responsable del área de Salud de ISEPCi, afirmó que “hay un deterioro en cuanto al poder adquisitivo, y las familias solucionan el problema de la alimentación fundamentalmente con alimentos ricos en hidratos de carbono, y eso va en detrimento de los nutrientes principales. Hay dificultades para que las familias adquieran los alimentos en cantidad y calidad suficientes”. 

La especialista aseguró además que “notamos mayor presencia de familias en los merenderos y detectamos que hay mayor cantidad de padres y madres que solicitan ayuda a partir de que se les han disminuido las changas o se han quedado sin el trabajo que tenían habitualmente”. 

Mortalidad infantil, en la mira

El intendente de La Matanza, en la última apertura de sesiones resaltó la baja de la mortalidad infantil en el distrito. El 4 de abril, al hacer el habitual repaso del año anterior, dijo que la misma es del “10,9 por mil”.

En tanto, la Secretaría de Salud del municipio, a cargo de Gabriela Alvarez, emitió un informe a ediles opositores en el que revela que la mortalidad infantil en el partido es del 11,1 por mil, y que en el año 2012 había sido del 12,3 por mil.

Lo más llamativo es que en más de ocho años de gestión (asumió su interinato en 2005) Fernando Espinoza sólo pudo reducir la cifra de muertes de recién nacidos en 2 por mil, ya que tomó el municipio con una mortalidad infantil del 13,4 por mil. En contraposición, su antecesor, Alberto Balestrini, a pesar de las crisis en las que le tocó gobernar (1999 - 2005), redujo las cifras en 4 por mil. Cuando asumió era del 17 por mil.

La localidad de La Matanza, además, si se compara con los datos de la provincia de Buenos Aires, está por encima de la media. En 2012, el promedio bonaerense fue de 11,5 por mil, y en 2013, de 10,9 por mil.

Menos plata para Salud

A pesar de las complicaciones que tiene el distrito con los más pequeños y los adolescentes, según la rendición de cuentas, que sólo el oficialismo aprobó, en el área de Salud el municipio gastó menos dinero del que tenía presupuestado.

De acuerdo al massismo matancero y a raíz de los datos que se brindaron en la sesión de la semana anterior, el intendente municipal destinó 527 millones de pesos al área, cuando se habían presupuestado más de 530 millones. Esto pese a que el Cálculo de Gastos y Recursos final sufrió una suba de más del 80% con respecto a lo aprobado a finales de 2012: de 1.650 millones de pesos pasó a más de 3.000.

En donde no escatimó fondos el jefe comunal fue en “otros servicios y eventos” (dinero utilizado para festivales, promocionar al municipio, etcétera). Según contó a La Tecla Fernando Asencio, concejal del Frente Renovador, en este ítem, que figura en varias áreas, se gastaron casi 200 millones de pesos, poco menos del 10% del presupuesto final.


http://www.latecla.info/3/nota_1.php?noticia_id=64147

No hay comentarios: