CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

lunes, 17 de junio de 2013

QUEREMOS LAS VEREDAS LIBRES , SIN CERRAMIENTOS, SIN AUTOS....SOLO PARA PEATONES POR FAVOR

Problema repetido. En un relevamiento, el Zonal comprobó que hay al menos diez locales en infracción.
Problema repetido. En un relevamiento, el Zonal comprobó ...

PEDIMOS QUE CONTROLEN TAMBIEN LOMAS DEL MIRADOR YA QUE  HEMOS REALIZADO VARIOS PEDIDOS ANTES LA OFICINA DE CONTROL COMUNAL Y ANTE EL SR. FEITY...... GRACIAS... 

QUEREMOS VEREDAS PARA PEATONES SIN AUTOS, SIN CERRAMIENTOS, ....LIBRES!!!


Ramos y San Justo

Salen a controlar que restoranes y bares no ocupen las veredas






Llegan los primeros fríos y, en su afán por mantener los espacios para los clientes, los bares y restoranes recurren a los cerramientos plásticos o vidriados con los que mantienen las mesas desplegadas en las veredas, sin preocuparse por las posibles lluvias. Esa modalidad, cada vez más adoptada en los centros comerciales del Distrito, genera quejas de los vecinos: muchos reclaman que para caminar por las veredas deben ir sorteando los cerramientos de los comercios.
Ante esas denuncias, en la Comuna aseguran que a partir de la semana que viene personal de la Secretaría de Control Comunal saldrá a la calle a controlar que todos cumplan la normativa. “Ampliar el espacio a la vereda y hacer cerramientos no está prohibido, siempre y cuando se respeten ciertas reglas,” explica el titular de Control Comunal Daniel Feytí. La sanción para los que no cumplan, aseguran, incluye hasta la clausura temporal del local.
“Uno entiende que quieran ampliar el espacio. De hecho a mí también me gusta ir de vez en cuando a un bar y sentarme en la vereda, más que nada en el verano. El problema es cuando eso nos impide caminar. Hay que comprender que la vereda es para que el que está caminando pueda moverse tranquilo y algunos no respetan eso. Ni te cuento cuando tenés que moverte, como en mi caso, empujando un cochecito. Vas sorteando obstáculos”, remarca Lucía mientras camina por Ramos.
Entre esos requisitos para que el cerramiento sea permitido, figura la necesidad de presentar un plano en el que se indique el tipo de estructura a realizar y sus detalles, que debe ser aprobado por la Comuna antes de instalarlo. Además debe quedar un metro y medio aproximadamente libre para el paso de la gente y no se pueden tapar ni las ochavas de las esquinas ni las rampas”, agrega Feytí.
Durante una recorrida, el Zonal observó que al menos diez locales de Ramos Mejía y San Justo no cumplen con las restricciones. En Don Bosco y Pueyrredón, por dar un ejemplo, un restorán cerró con naylons toda la vereda haciendo una especie de rectángulo hacia adentro a la altura de la parada de colectivos para que al menos el refugio quedara fuera. En Arieta al 800 también ocuparon la ochava.
“Este suele ser un tema estacional. Se da mucho en el verano y en invierno. Es por eso que la semana que viene los inspectores empiezan el relevamiento”, explica Feytí. El año pasado hicieron infracciones e incluso clausuras. “Uno de los casos testigo fue Clevers, en Ramos Mejía, que llegó a estar diez días clausurado debido a que los blindex de medio metro que cerraban el local ocupaban toda la ochava. Veremos qué pasa ahora”, ejemplifica el funcionario. Según pudo comprobar el Zonal, al cierre de esta edición, ayer al mediodía, el local no había vuelto a poner los blindex en la esquina.
Sin embargo, no todas son quejas: “La verdad es que los cerramientos son cada vez más lindos y confortables. Muchos están calefaccionados, y para los que fumamos terminan siendo la solución. Antes, por el solo hecho de fumar te obligaban a tomar el café afuera y a nadie le importaba si te helabas”, cuenta María Eugenia Rodríguez mientras saborea un humeante café en la vereda del bar ubicado en Pueyrredón y Bartolomé Mitre, frente a la plaza.

“Dan resultado, a veces tenemos más gente afuera que en el salón. Lo arrancamos cuando se restringía a fumadores pero actualmente es la sensación de amplitud y luminosidad lo que hace que la gente elija este espacio”, explicaron en Arezzo, un local de Ramos.

http://lamatanza.clarin.com/ciudad/Salen-controlar-restoranes-ocupen-veredas_0_937106440.html

No hay comentarios: