CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

miércoles, 21 de mayo de 2014

las ideaS "GENIALES" DE NUESTROS FUNCIONARIOS... NEGOCIOS PARA OLVIDAR!

Scioli, Casal y sus ideas geniales contra la inseguridad

Ahora deberemos pagar $400 (todo un negocio) para grabar las patentes
 de los autos en puertas, capó, baúl; otra zoncera argentina que tiene mucho
 de avivada.

Mientras buena parte de la sociedad criolla necesita que los políticos corruptos se
 graben (en lo posible con tinta indeleble) “Chorro” en la frente, y sólo para 
identificarlos
 porque meterlos presos son pretensiones mayores que ni siquiera exigimos, 
la Ley 14.497 nos obliga a pagar para que alguien deje grabada la patente hasta 
en nuestras posaderas. Imagino lo asustados que estarán nuestros piratas del asfalto 
con esta medida genial que servirá para que los ladrones se rían de nosotros: Además
 de quedarse con los coches el estado nos saca $400.

A esta altura yo estaría más dispuesto a que me tatúen la famosa palabra que 

empieza con “B….” en la frente; después de todo define mejor a los ciudadanos de a
 pie que la humillación de seguir soportando estupideces planteadas por señores que
 tienen una aspiradora en sus bolsillos insaciables.

¿Alguien cree que esto detendrá el robo automotor? Primero, los desarmaderos 

cuentan con protección policial, política y judicial, de otra manera no se explica que 
funcionen. Una cosa es desarmar licuadoras y otra muy distintas autos. Empezando 
por el espacio físico, resulta imposible que el Gobernador y sus colegas no vean 
algunas de estas guaridas en sus constantes viajes con helicóptero.

Además, si un tipo es capaz de matarte por tu auto, ¿Se va a detener por unos 

numeritos que ya deben saber cómo limar?

Lo que más me molesta no es tanto esta grabación obligatoria sino la crueldad de 

someternos a una nueva tortura y estafa con el cuento de que nos quieren cuidar. 
La perversión de unos señores que se sientan a pergeñar cómo sacarnos una 
fortuna (hagan cuentas sobre el total de parque automotor) mientras dibujan su 
voracidad con
argumentos que enojan al hacernos sentir, justamente, la palabra que dejaría 
tatuar en mi frente.

Seguro ya está repartido el negocio y los amigos andan con la maquinita de tallar

 numeritos al divino botón. Algo parecido ocurre con las motos y sus dueños
 convertidos en blancos móviles con esos chalecos ridículos.

La cabeza tiene un espacio limitado. Y la de los políticos más. Ante todo tienen

 que resolver la forma de recaudar por derecha e izquierda (en este último espacio
 el  juego tiene mucho que ver), después está la tarea de enriquecerse ellos y sus
 parientes, y por último leer las encuestas. Si encima le suman la “maldad” a la
 hora de encontrar estos
sistema de recaudación encubierta, que los ciudadanos ocupemos un espacio
en esoscerebros se reduce a cero.

Igual que las vacas vamos a andar todos marcados. Y todos saben donde terminan 

sus días estos animalitos de Dios.

OMAR BELLO

No hay comentarios: