CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

viernes, 29 de enero de 2016

NARCOTRAFICO

TEORIA DEL NARCOTRAFICO de Fernando Panasiuk




“El tráfico ilícito de drogas (TID) comprende el cultivo, la producción, la fabricación, la venta, la demanda, el tráfico y la distribución ilícita de estupefacientes y sustancias psicotrópicas, comprendidos los estimulantes de tipo anfetamínico, la desviación de precursores, y las actividades delictivas conexas” (Declaración Política aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su XX Período Extraordinario de Sesiones, 10 de junio de 1998).

En los últimos años ha crecido en la humanidad la conciencia en cuanto a las nefastas consecuencias que provoca el tráfico ilícito de drogas. Los efectos ECONÓMICOSSOCIALES, POLÍTICOS y SANITARIOS que este comercio ilícito genera, se han difundido por todas las naciones del mundo, llegando a constituir un flagelo mundial, y al mismo tiempo, en un peligroso elemento desestabilizador de los gobiernos democráticos.

Es por ello, que el tráfico ilícito de drogas (TID) ha sido definido a nivel mundial como un CRIMEN DE CARÁCTER INTERNACIONAL que daña el desarrollo económico y sociocultural de pueblos enteros. También ha sido definido como un CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD, y por lo tanto como un factor de desestabilización que afecta a la sociedad en su conjunto, generando una violencia inusual en las sociedades. Además es SOSTÉN DEL CRIMEN ORGANIZADO, fuente de serios desequilibrios económicos y un factor gravitante en el incremento de los niveles de corrupción que se observa en los distintos estamentos de los Estados.

Las drogas ilícitas tienen profundas repercusiones en las personas y las sociedades de todo el mundo. Por lo que respecta a las personas, las drogas ponen en peligro la salud, los medios de subsistencia y la seguridad. A nivel nacional, su relación osmótica con el delito puede convertirlas en causa y consecuencia de conflictos, de debilidad en la gestión pública, y de subdesarrollo. Los países pobres son particularmente vulnerables y precisan ayuda puesto que carecen de los recursos necesarios para romper el círculo vicioso.

La dimensión mundial del problema de las drogas es igualmente importante: los mercados de drogas ilícitas no conocen fronteras y su naturaleza transnacional los sitúa fuera del alcance de cualquier gobierno individual, sea rico o pobre.

Aunque la dimensión transfronteriza del tráfico de drogas es bien conocida desde hace tiempo y ha dado lugar a un sistema muy desarrollado de cooperación internacional, la apertura de mercados mundiales en los últimos años ha acentuado esa característica.

Situación mundial del tráfico ilícito de drogas

¿Cuál es el nivel actual del consumo de drogas en el mundo?

La cifra total de consumidores de drogas en el mundo asciende actualmente a unos 185 millones de personas, lo que equivale al 3% de la población mundial o al 4,7% de la población de 15 a 64 años de edad. Las nuevas estimaciones confirman que el cannabis es la sustancia de consumo más extendido (casi 150 millones de personas), seguida por los estimulantes de tipo anfetamínicos (EA) (unos 30 millones de personas para las anfetaminas, principalmente metanfetamina y anfetamina, y 8 millones para el éxtasis). Algo más de 13 millones de personas consumen cocaína y 15 millones consumen opiáceos, heroína, morfina, opio, opiáceos sintéticos, incluidos unos 9 millones que toman heroína.
  

Situación mundial de los decomisos de drogas

A lo largo de un período de 10 años, las cantidades de drogas ilícitas decomisadas se han incrementado también en conjunto. Los mayores incrementos correspondieron al éxtasis, los depresores y los estimulantes de tipo anfetamínico.

En términos de cantidades absolutas, los decomisos de drogas están dominados por el cannabis, seguido por la cocaína, los opiáceos y los EA. La conversión de las cantidades de droga decomisadas en unidades equivalentes (dosis típica que toman los consumidores de drogas para “colocarse”) permite hacer comparaciones más significativas de los decomisos en todas las categorías de drogas. Las cifras convertidas muestran los fuertes incrementos del decenio de 1990 (de 14.000 millones de dosis en 1990, a 26.000 millones en 2000), y señales de estabilización en 2001/2002.

Los decomisos en unidades equivalentes alcanzan su máximo valor en América (10.400 millones de dosis), seguidas por Europa (7.400 millones), Asia (5.500 millones), África (2.400 millones) y Oceanía (80 millones). Sin embargo, la escala per cápita varía del modo siguiente: América (12,1 unidades o dosis decomisadas per cápita), Europa (10,2), África (2,9), Oceanía (2,6) y Asia (1,5). La importancia relativa de América disminuyó a lo largo de los dos últimos decenios, al mismo tiempo que se incrementaba la de Europa.

En general, el cannabis sigue siendo, con mucho, la sustancia más frecuentemente decomisada en términos de unidades equivalentes; en África supuso el 99% de todos los decomisos realizados en 2002. América tiene el porcentaje más alto de decomisos de sustancias de tipo cocaína (31% en 2002), mientras que Asia ocupa el primer lugar en el porcentaje de decomisos de opiáceos (43% en 2002). En Oceanía dominan los decomisos de EA (más del 50% de todos los realizados en esa región en 2002).

Situación Mundial de la Producción de Estupefacientes


El Triángulo Dorado

En el sudeste asiático, la fuerza combinada de Birmania, Laos y Tailandia hace del Triángulo Dorado una de las principales fuentes de opio a nivel mundial.

Los campos de Birmania cultivan más amapolas que los de ningún otro país, pero su producción de goma de opio ha caído por debajo de la de Afganistán debido a una productividad mucho menor.

Gran parte de la producción birmana de opio está en manos de grupos étnicos insurgentes, que el gobierno local no ha podido controlar.

La Media Luna Dorada

La región de la Media Luna Dorada, integrada por Afganistán, Irán y Paquistán, está dominada por la gigantesca industria afgana del opio, la mayor del mundo.

Las autoridades afganas recaudan impuestos sobre la producción y venta de goma de opio y sus derivados (heroína y morfina), que constituyen una importante fuente de ingreso fiscal. De igual forma, los grupos armados de oposición también obtienen beneficios de los cultivos ilícitos de amapola.

Irán, por su parte, tiene una producción insignificante de opio, pero es una de las principales rutas de tránsito de la heroína afgana destinada al afluente mercado europeo.

Holanda

Holanda es un importante productor de drogas sintéticas como anfetaminas y éxtasis. El uso de estos estimulantes químicos y otros similares se está expandiendo por todo el mundo a una velocidad asombrosa.

La mayor parte del éxtasis que circula por las calles europeas se fabrica en Holanda o Polonia, y las exportaciones holandesas de esta droga urbana hacia los EEUU están en rápido aumento.

Holanda es también un importante productor de marihuana, que se puede adquirir abiertamente en muchas cafeterías holandesas (coffee shops), sin que la autoridad policial intervenga.
  

Marruecos

Marruecos en uno de los principales productores mundiales de marihuana; junto con El Líbano, constituyen los principales proveedores del mercado europeo.

Se calcula que unas 2.000 toneladas de marihuana marroquí entran a Europa cada año, vía Gibraltar y España, en forma de resina de cannabis o hachís.

En muchas partes del norte de Marruecos, el cultivo de marihuana representa el núcleo de la economía. Los esfuerzos del gobierno en la lucha contra el cultivo y tráfico de cannabis se ha visto obstaculizado por la falta de recursos.

Marruecos es, además, una ruta de tránsito hacia Europa de cuantiosos envíos de drogas fuertes, como heroína y cocaína.

Colombia

A comienzos de los años 90, Colombia funcionaba como un gran centro de procesamiento de pasta de coca para la producción de cocaína; la materia prima era cultivada y semiprocesada en otros países andinos.

Sin embargo, para 1997, se convirtió en el primer productor mundial de coca. La expansión de las zonas cocaleras colombianas han compensado la importante disminución en el cultivo de coca registrada en Perú y Bolivia.

Al mismo tiempo, el cultivo de amapola y la producción de goma de opio ha aumentado significativamente: Colombia se ha convertido en el principal proveedor de heroína en el mercado de EEUU.

La mayor parte de la producción cocalera se concentra en el sur del país, en zonas controladas por la guerrilla.

Bolivia

Bolivia es el tercer productor mundial de hoja de coca, capacidad que se incrementa año a año.

Enérgicas medidas contra la importación de los productos químicos utilizados para elaborar la cocaína han llevado a una disminución de la pureza de la cocaína boliviana.

México

Los problemas de México en relación con el mundo de las drogas ilícitas no se limitan al narcotráfico.

Ciertamente, los 3.000 kilómetros de porosa frontera que lo separan de su vecino del norte son la vía de entrada a EEUU de la gran mayoría de los envíos de cocaína, heroína y marihuana; sin embargo, México es también un importante productor y consumidor de drogas.

Si bien el país apenas produce el 2% del opio disponible a nivel mundial, casi toda la cosecha se transforma en heroína pura y se envía directamente al mercado estadounidense.

Se calcula que en los últimos años, los campos de amapola mexicanos han producido entre 4 y 6 toneladas de heroína anuales.

México es también el segundo productor latinoamericano de marihuana, después de Colombia. En los últimos tres años, los cultivos del país han generado entre 2.300 y 2.500 toneladas. El tipo de marihuana plantada en México es de alto rendimiento y muy resistente a los herbicidas utilizados en las campañas de erradicación.

Además, México produce una importante cantidad de drogas sintéticas, esteroides ilegales y fármacos que se utilizan como drogas, como el Valium y el Rohypnol.

Perú

Durante casi toda la década de los 90, Perú fue el principal productor mundial de hoja coca, pero la cosecha cocalera se ha reducido en dos tercios a lo largo de los últimos cinco años.

La adopción de programas de erradicación y sustitución de cultivos se vio facilitada con la salida de escena de los guerrilleros de Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, MRTA.

  
Situación de la República Argentina  

La Argentina, tradicionalmente considerada país de tránsito, ha comenzado a ser incluida en informes internacionales como país de consumo incipiente, con tendencia al crecimiento.

Las principales rutas de la droga, según sustancia, en nuestro territorio son:

  • Cocaína: Por vía terrestre ingresa por la zona noroeste del país, a través de las provincias de Salta y Jujuy hacia los grandes centros urbanos (Tucumán, Córdoba, Mendoza, Rosario y Buenos Aires). También son utilizados el modo aéreo (mediante vuelos y aterrizajes en pistas clandestinas y vuelos comerciales). El modo fluvial y aéreo internacionales son utilizados para sacar el estupefaciente del país con destino a EE. UU., Europa o África.  

La vía de ingreso terrestre está circunscripta a las Rutas Nacionales 34, 50, 81, 16, 11 y 9 del NOA entre otras. En los últimos tiempos se ha observado un corrimiento de las rutas tradicionales hacia el NEA (rutas 12, 14 y 105 principalmente). En este último caso, la cocaína ingresa a la Argentina desde el Paraguay por pasos internacionales habilitados.

El ingreso aéreo de cocaína se da por medio de avionetas particulares que utilizan para aterrizar pistas clandestinas del centro del país aprovechando la ausencia de radares en la región. En los últimos tiempos, se han detectado ingresos de cocaína al país proveniente del Perú, utilizando vuelos comerciales que aterrizan en el Aeropuerto Internacional de Córdoba.

Gran parte de la cocaína que ingresa al país es para consumo interno, pero un gran porcentaje sigue viaje hacia Europa, principalmente a España e Italia, por vía aérea, a través de “mulas” o disimuladas entre el equipaje personal o por vía marítima, aprovechando la dificultad que presenta el control de containers. También es dirigida hacia Sudáfrica y Australia.

  • Marihuana: Esta droga ingresa al país principalmente prensada en paquetes comúnmente denominada “ladrillos” por las provincias de Formosa, Misiones y Corrientes, trasladándose vía terrestre a los grandes centros urbanos. También se puede considerar la vía fluvial (los ríos de la Mesopotamia) para transportar el estupefaciente hacia los puertos de Rosario y Buenos Aires y la vía aérea, en la cual se utilizan vuelos y pistas de aterrizajes clandestinos.

La vía de ingreso terrestre está circunscripta a las Rutas Nacionales 12, 14, 105, 11 del NEA. Aunque en los últimos tiempos se ha observado un corrimiento de estas rutas tradicionales hacia el NOA.

El ingreso aéreo de marihuana se da por medio de avionetas particulares que utilizan para aterrizar pistas clandestinas de la Mesopotamia aprovechando la ausencia de radares en la región.

Tampoco se descarta el uso de la vía fluvial a través de embarcaciones que navegan los ríos Paraná, Uruguay y el Río de la Plata, aprovechando la dificultad que significa el control de movimientos portuarios y de buques.

El organismo que regula todos los aspectos relacionados con la lucha contra el narcotráfico en nuestro país es la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (SEDRONAR) dependiente de Presidencia de la Nación, que elaboró el Plan Nacional Antidrogas 2005-2007 y cuyas principales conclusiones se exponen aquí:

  • La República Argentina no es un país productor de drogas ilícitas. Solamente se ha verificado la existencia de cultivos aislados de cannabis extendidos en superficies de reducido tamaño.
En los últimos meses se ha verificado además la aparición de diversas cocinas de eleboracion de PASTA BASE.

  • El país se ve afectado por el tránsito de sustancias ilícitas desde países productores vecinos y, en razón de la potencialidad de su industria química, resulta altamente vulnerable al desvío y contrabando de estas sustancias utilizables en la elaboración de estupefacientes.

  • Argentina se ha visto afectada en los últimos años por un incremento en las cantidades disponibles de drogas ilícitas de tipo sintético, especialmente estimulantes de tipo anfetamínico, aunque nuevamente el país es receptor de productos originados en otros Estados.

  • Estas circunstancias demuestran que los mayores factores de riesgo en materia de tráfico ilícito de drogas orgánicas y sustancias químicas controladas se concentran en las zonas de la frontera norte del país, y en el caso de las drogas sintéticas en los grandes aeropuertos, principalmente en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza.

  • Argentina no cuenta con áreas cultivadas de drogas ilícitas de tipo orgánico pudiendo encontrarse solamente cultivos aislados de cannabis, no intensivos y extendidos en pequeñas superficies.

  • De acuerdo con las estadísticas existentes, las mayores cantidades de drogas ilícitas incautadas en el territorio nacional son marihuana, cocaína, hoja de coca, pasta base y heroína.

  • El promedio de procedimientos de todas las Fuerzas de Seguridad y Policiales anuales en el período 1999 – 2003 es de 22.000.


El tráfico ilícito de estupefacientes se caracteriza por ser un fenómeno dinámico, en constante evolución y cambio de acuerdo con múltiples variables, entre las que se pueden citar la relación oferta-demanda de estupefacientes, el accionar policial, la aparición de nuevos estupefacientes, etc.

Los principales informes relacionados con esta problemática pueden ser bajados de la web en español y son los siguientes:

  • Informes de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) – OEA.

  • Informes del Gobierno de los EE.UU. de América.

  • Informe de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE).

  • Informe Mundial sobre drogas de la Oficina contra la Droga y el Delito (ONU).

  • Plan Nacional contra las Drogas 2005 – 2007 (SEDRONAR).


Las cinco fases del narcotráfico:

Para poder analizar en profundidad la problemática del narcotráfico, se ha dividido al mismo en cinco fases las que pueden darse: en forma conjunta, cada una de ellas por separado o dos, tres o más juntas, de acuerdo con las características particulares de la región donde el analista investigue el problema.



PRODUCCION
TRANSPORTE
DISTRIBUCION
LAVADO DE DINERO

SEGURIDAD
 
  
a)   
Producción: ABARCARA EL ESTUDIO DE


 CULTIVO

COMPRA
RECOLECCIÓN
TRANSPORTE

 ADQUISICIÓN Y TRANSPORTE DE PQE

ELABORACIÓN - EMBALAJE



b)    Transporte:
  
ALMACENAJE
ESCONDITE
OCULTAMIENTO PARA TRANSPORTE
CONTRABANDO (AIRE – AGUA – TIERRA)
COMUNICACIONES
RUTAS

 

c)    Distribución:


RELACIONES COMERCIALES
VENTA MAYORISTA - MINORISTA


d)    Lavado de dinero:
  

BANCOS
COMPAÑÍAS DE FACHADA
ALMACENAMIENTO DE DINERO
CONTRABANDO DE MONEDA
INVERSIONES
LAVADO DE DINERO (MÉTODO)

 
e)    Seguridad:
  
PROTECCIÓN DE PERSONAS CLAVE
DE LAS DROGAS
DE INSTALACIONES - COMUNICACIONES
FUERZAS DE SEGURIDAD /GUARDIAS
CONEXIÓN CON GUERRILLAS/ DELINCUENTES
COMUNES

No hay comentarios: