CO.SE.MA CONSTRUYE SEGURIDAD, JUNTO A LAS DISTINTAS LOCALIDADES MATANCERAS . CON CASI TODOS LOS DISTRITOS DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES TRABAJAMOS CODO A CODO,PARA CONSEGUIR LA SEGURIDAD TAN ANSIADA. PARA ELLO HEMOS CONFORMADO:
¡PROVINCIA INSEGURA!®

martes, 6 de enero de 2015

LA PROSTITUCION Y TRATA SEXUAL... .DROGA EN ARGENTINA QUE AVANZA! ALGUNAS PROV PARA EJEMPLOS!

Prostitución y trata sexual: ¿a dónde fueron a parar las dos mil mujeres con las que se operaba en la provincia?
Click para Ampliar

En cinco años, Entre Ríos cerró 102 prostíbulos, donde operaban 2 mil mujeres, entre adultas y menores. ¿Qué sucedió con ellas? ¿Y con los proxenetas? ¿Hubo juicios y condenas en el marco de la nueva legislación de trata? De acuerdo a informantes clave, “hoy los prostíbulos mutan en Entre Ríos de la mano del narcotráfico”. La ruta 14 es escenario de trata, las wiskerías se reconvierten a bares y continúan el negocio ligadas a moteles o departamentos privados, se abren prostíbulos clandestinos en varias ciudades, la provincia recibe tráfico interno de chicas de Santa Fe a la par que es fuente de captación de víctimas de trata sexual destinada a otras regiones, y los grandes eventos son un imán para tráfico y trata de menores y mayores.Por Verónica Toller
(especial para ANALISIS DIGITAL)


De 2008 a 2012, los cierres de prostíbulos se llevaron a cabo con apoyo de algunos municipios, que fueron sancionando ordenanzas locales en tal sentido. Tras la sanción de la ley provincial 10.032 y el protocolo de 2012 de tratamiento a la víctima, se trabajó con la herramienta necesaria para dar el golpe de gracia. En 2013 no quedaban más prostíbulos en el territorio provincial. Pero, ¿qué pasó con los viejos locales? ¿Cómo operan hoy los antiguos comercios de sexo, prostíbulos que funcionaban en wiskerías, pubs, cabarets? No hay una única respuesta a esta pregunta. La oscuridad de la calle es ahora el nuevo albergue de la trata sexual. También, la ruta nacional 14, los moteles ligados a bares, las fiestas en el campo. En Concordia, jóvenes, niñas y adolescentes son ofertadas en la vía pública. Pero también operan en bares y en departamentos privados. “Hoy, los prostíbulos mutan de la mano del narcotráfico –dice Silvina Calveyra (Red de Alerta Entre Ríos)-. En 2013 y 2014 hemos hecho denuncias por prostíbulos en Villa Elisa, habilitados como bar, desde donde trasladaban chicas en camionetas a hoteles y departamentos. Lo mismo sucede en Paraná, en Concepción del Uruguay, Concordia y Diamante”.

Para José Zárate, comisario a cargo de la División Trata de Personas de la Policía de Entre Ríos, los prostíbulos “quieren reabrir bajo la forma de pubs que facilitan el trato a alternadoras y clientes camuflados, arreglan con el cantinero, salen a un motel cercano… Hemos logrado operativos de clausura y detenciones en conjunto con la Justicia Federal”, sostiene. En las clausuras, encontraron mujeres procedentes de Misiones, Formosa, Santa Fe y Entre Ríos. “Hoy, se han desplazado a otros lugares, siguiendo las corrientes de flujo de la trata, la ruta del dinero, van a Buenos Aires, Mendoza, la zona portuaria o al sur, donde los prostíbulos siguen habilitados, y otras hacen negocio en locales privados. Hemos hecho operativos en lugares donde se explota a alternadoras que quedaron en la Costa del Uruguay; los propietarios de los locales fueron puestos en la Justicia”. Por ejemplo, el jubilado de 70 años de Concepción del Uruguay que alquilaba una casa con cinco habitaciones y hacía trabajar allí a cinco mujeres, bajo gran apariencia de normalidad.

Paralelamente, existe un nuevo destino: Paraguay. Según una operadora social anti-trata de Gualeguaychú que pidió reserva de su nombre, mujeres que antes eran explotadas en Entre Ríos fueron llevadas a ese país limítrofe a medida que se cerraban prostíbulos, junto a proxenetas entrerrianos que se trasladaron a operar allá. (Aclaración: hablamos de prostitución, explotación sexual y trata sexual y no es por confusión de términos sino por la lamentable realidad de que las tres realidades se ven permanentemente entrelazadas. Además, en la provincia de Entre Ríos, la prostitución está prohibida por ley, y todo operativo judicial al respecto inicia considerando a las víctimas y a los proxenetas bajo la ley de trata. La instrucción posterior deberá deslindar responsabilidades).

La mafia santafesina que llega por el Túnel

El túnel subfluvial se ha fortalecido en este nuevo escenario como corredor de trata interna. Por un lado, la provincia vecina es el nuevo destino de la prostitución organizada que ya no puede operar en Córdoba y en Entre Ríos, dos provincias que desde 2011 y 2012 tienen legislación abolicionista y prohibicionista.

Por otro lado, el negocio clandestino se da también al revés. En la capital provincial, “el 90/95% de las chicas que ejercen en la calle son de Santa Fe, con lo cual se suma el tráfico interno nacional de mujeres”, apunta Calveyra. La zona de la Terminal de Ómnibus y la Plaza Martín Fierro son escenario de crimen organizado, “e hicimos denuncias al respecto –dice-. Una mujer y su pareja lideraban la zona y cobraban canon a las que traían de Santa Fe para explotarlas en ese lugar”. Según José Zárate, hay también santafesinas en la zona del Parque Industrial.

Algunas tranzas se hacen a plena luz del día: los grandes eventos son utilizados para ello, tal como se destapó en mayo pasado durante las carreras del TC 2000 en Concepción del Uruguay. La banda de tratantes también provenía de Santa Fe y operaba dentro del circuito del autódromo. Llevaban hasta el predio en autos particulares a grupos de 15 o 20 chicas y allí mismo las prostituían. La investigación logró liberar a 17 víctimas, entre ellas, una menor y 3 travestis. En declaraciones a la Policía, la menor manifestó estar en contra de su voluntad y pidió ayuda para salir del circuito. En cuanto a desbaratar a la banda completa, se logró a medias, ya que en noviembre pasado, la policía pampeana realizó idéntico operativo en un evento de Turismo de Carretera en Santa Rosa. Detuvo a 3 hombres y liberó a 11 mujeres. Los detenidos provenían de la provincia de Santa Fe.

Estos eventos son aprovechados asimismo por otra clase de tratantes: los que lucran con menores para mendicidad. También llegan a Paraná desde la provincia vecina y hay siempre un menor atrás que recolecta lo que piden. Y hay menores explotados para revisar bolsas de basura, vender estampitas o chucherías en las calles o en los colectivos de día y de noche… Muchos terminan en manos de la Policía de minoridad, donde la “portación de cara” los revictimiza, los hace siempre sospechosos y los vuelve vulnerables al maltrato verbal.

Ruta 14: prositución, tráfico y trata

Desde hace ya más de una década, los informes anuales sobre tráfico de personas elaborados por la Organización Internacional de Migraciones incluyen a la ruta nacional 14 como foco rojo de operación y de alto riesgo. Su virtud de ser la conexión más directa entre los cuatro países del Mercosur y de unir puntos de comercio y riqueza (movimiento de dinero) la vuelve ideal no solo para el transporte de mercancías (contrabando y narcotráfico) sino también para el traslado de menores, de mujeres, para cargamentos humanos de hacheros y zafreros y para tráfico de migrantes indocumentados.

“Compañeros de la CTA del gremio de camioneros y choferes de colectivo nos informan que la situación en la ruta 14 se ha agravado –suma Calveyra-; en paradores y estaciones de servicio se observan chicas ofreciendo sexo a cambio de dinero”.

De Buenos Aires a Brasil, con pasos fronterizos aledaños a Uruguay y Paraguay, la 14 es ideal para levantar “carga” y para dejarla. A su vez, da proximidad y facilita en tiempo y gastos (todo queda a la mano) algunas tareas que esta faceta del crimen organizado necesita.

Porque la trata de personas es crimen organizado, con alta rotación de personas, enormes réditos y bajo riesgo de sanción (ver Nota 1, “Tratantes de esclavos, hoy, en Argentina”,http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=212993) . Incluso el último foquito rojo perdido en el campo necesita recibir e intercambiar mujeres, y hay quien transporta y quien controla. “Siempre existe una estructura detrás de las redes –dice el comisario José Zárate-. Se encargan de la logística, contactos, traslados, intimidaciones, coordinar todo en tiempo y forma”.

Entre tales tareas está “el período de ablande”. Esto es, un lapso que varía de 3 a 20 días según el caso y necesidad, donde los tratantes doblegan la voluntad de la víctima mediante golpes y violaciones reiteradas, hambre y sed, amenazas, miedo; les muestran quién es su dueño y las consecuencias de negarse a hacer lo que ellos exigen. En todos los países, el sistema criminal de la trata sexual requiere de un período de ablande.

La 14 es apta tanto para trata interna como internacional. Mujeres de Misiones y de Paraguay llegan a distintas ciudades para acogida y ablande, y luego se las deriva a Buenos Aires, Rosario o al sur del país.

En trata internacional anudada al tráfico, la 14 ha sido la vía de ingreso y de tránsito (nota de redacción: desde 2004, en coberturas periodísticas, hemos dado cuenta del tráfico de chinas indocumentadas por esta vía, ingresadas por l triple frontera del norte y custodiadas por emisarios de las tríadas instaladas en nuestro país desde la década del 70). “Más que salir del país, encontrábamos mujeres que ingresaban –dice Zárate-. Dominicanas y paraguayas en Victoria, por ejemplo. Extranjeras en Colón, Nogoyá, Concepción del Uruguay. A varias se les otorgaron visas para que se estabilizaran como ciudadanas argentinas, ya que muchas llegaron engañadas con un futuro laboral inexistente; esas mujeres hoy trabajan en otros rubros como ciudadanas argentinas”.

Las noches del río Uruguay

El tráfico de migrantes chinos y dominicanos por la frontera argentino-uruguaya a la altura de Gualeguaychú, destapado en 2012, es otro de los casos que estalló en la dormida conciencia entrerriana. Una investigación de Interpol Internacional junto a fuerzas de Argentina y Uruguay logró acabar con una mafia que operaba desde hacía tiempo. Fueron detenidos 7 traficantes, entre los que había ciudadanos de nacionalidad china, argentina y uruguaya. Y 16 inmigrantes fueron deportados a su país.

Por esta misma frontera, amparados en la oscuridad de la noche, a bordo de canoas y pequeñas lanchas, en silencio, numerosos coreanos y chinos han sido ingresados al país desde Uruguay. Llegan por el puerto de Montevideo, atraviesan el país sin documentos y cruzan a Argentina en lanchas por fuera de los canales aduaneros, a la altura de Concordia, de Gualeguaychú o de Nueva Palmira (ROU), conducidos por traficantes que los entregan luego a organizaciones de tratantes y van a parar a talleres textiles clandestinos, prostíbulos, establecimientos rurales o supermercados.

Tráfico no es sinónimo de trata, ya que implica la aceptación y pago voluntario por parte de la víctima para ser trasladada e ingresada clandestinamente a través de una frontera, mientras que trata implica engaño y coacción. Pero ambas prácticas delictivas son parientas cercanas, ya que el tráfico suele terminar en trata: los migrantes (indocumentados, pobres y ocultos de la mirada de la Ley) son entregados en muchos a redes de trata, o explotados como sicarios, mulas de narcos y otras encomiendas.

Entre Ríos, zona de captación de víctimas

“Nuestra provincia es ahora zona de captación de víctimas”, asegura María Angélica Pivas, camarista del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay, una mujer que desde la Justicia y desde las ONGs viene trabajando desde hace años en contra de la trata y el tráfico de personas. “Nuestra tarea, hoy, es de sensibilización –dice-. Lo que antes era wiskerías y prostíbulos se ha reconvertido a bares, comercios, casas de familia… En algunos de estos bares, la mafia prostibularia intentó seguir operando, pero fueron investigados y cerrados. También, vemos que parte se ha reconvertido al narcomenudeo. Y avanza la captación de víctimas, atraídas con promesas de modelaje, trabajo doméstico, ser promotoras en festivales, o directamente, con secuestro y desaparición”.

En el mismo sentido habla Calveyra: “hay gran demanda de niñas y de jóvenes. Los tratantes vienen acá a pescar chicas, y algunas creen en ellos por factores socio–económicos y paradigmas culturales. Hay sectores de gran vulnerabilidad en Concepción del Uruguay y Gualeguaychú. O citemos en Concordia el caso del locutor Gustavo Alfonzo, el caso Araujo, la desaparición de Rocío Benítez (que reapareció luego de una gran movilización social y en un estado de gran vulnerabilidad). Hemos recibido dos denuncias de menores desaparecidas en Paraná…” Para Pivas, es urgente crear conciencia e informar. “Que las chicas no se dejen atraer por falsas promesas”, pide.

¿Y los tratantes, dónde están?

Existen dos jurisdicciones federales en Entre Ríos: la costa del Paraná, con 7 departamentos, y costa del Uruguay, con 10. En esta última, el juez federal Pablo Seró atiende en Concepción del Uruguay unas 40 causas por trata de personas, a través de la Secretaría de DDHH de su juzgado. La mayoría de ellas son por trata sexual y muy pocas por laboral. Algunas ya han pasado al Tribunal Oral de Paraná, el único federal de la provincia. “En un 90%, el tiempo de instrucción no pasa del año y 7 meses”, dice, en comparación con la lentitud mucho mayor que otras causas de trata tienen en juzgados nacionales y latinoamericanos.

Entre las causas por trata sexual “hay al menos una menor en cada causa”, dice el juez Seró. Y cada expediente tiene un promedio de 4 a 5 víctimas. “Son causas que incluyen formalización del estado de sospecha judicial previa, investigación y finalmente, procedimientos en prostíbulos. Con intervención de distintas fuerzas: policía federal, personal del Programa de Rescate y Asistencia a la Víctima, AFIP y personal del Ministerio de Trabajo. De esta manera, se cubre toda clase de ilícito federal que pudiera ocurrir en el lugar”.

¿Por qué concurre el Ministerio de Trabajo, si la prostitución es un ilícito? “Para hacer una investigación lo más amplia posible –responde el magistrado-. Ver los vínculos con el victimario. Muchas víctimas invocan relación laboral por temor y dicen estar prestando servicios a X persona, atender una barra, etc. Y no están registradas ante ningún organismo, ni el empleador ni la víctima”.

Aunque Seró se niega a dar detalles de ninguna causa, admite que “hemos tenido y tenemos delitos de violación de la Ley de Migraciones con personas explotadas sexualmente. El hecho se tipifica en el marco de dicha ley y también, según el Código Penal, como trata de personas. En concurso ideal, se aplica la pena mayor”. Algunos de estos extranjeros son de origen asiático, otros bolivianos, paraguayos, colombianos. “Algunos, han explotado a sus propios connacionales. Es conocido el modus operandi de los chinos, por ejemplo”, anota. También, argentinos que han hecho uso y explotado a migrantes.

Para Seró, explotar a migrantes indocumentados es trata, y la ley de trata es mucho más severa que la ley de migraciones. Entre otras cosas, impone prisión preventiva. Y no oculta su frustración al decir que “la Cámara Federal revocó un procesamiento que hice por trata en un caso de estos y aplicó solo la ley migratoria, por lo que debí disponer la libertad de los detenidos. Pero mantengo mi criterio de que es trata”.

"Quedan operadores adentro de las fuerzas"

“En Entre Ríos no hay más foquitos rojos –dice un policía que por razones obvias prefiere no dar su nombre-. Pero quedan adentro de la fuerza algunos que fueron absorbidos por la trata, que abandonaron sus ideales. Igualmente, algunos intendentes eran muy facilitadores y pretendían poner más prostíbulos, porque los consideraban atracción turística. Es gente que se recicla pero siempre sigue en el poder”, indicó.

La trata de personas y la explotación de la prostitución están prohibidas en Argentina desde 1913. “Sin embargo, antes de 2008, nos mandaban a controlar esos lugares donde se explotaba a la gente. Era una incongruencia, como sociedad y como personas: controlar qué tal iba la explotación, en definitiva. Ilógico. Vergonzoso a todas luces. Y es lo que sigue sucediendo en muchas provincias argentinas hoy. Esos lugares debían sí o sí cerrarse. Entre Ríos no podía avanzar en un combate cierto contra la trata si no los cerrábamos, porque allí opera la trata”. ...
http://www.analisisdigital.com.ar/noticias.php?ed=1&di=0&no=213021

No hay comentarios: